AWE – Capítulo 290 – PANDA

Modo Noche

Capítulo 290: ¡Dentro del Territorio de la Secta Corriente Profunda!

La Secta Corriente Profunda estaba ubicada en el Continente Arte de los Cielos, y limitaba con la Secta Corriente de Píldoras. Debido a los años de guerra y conflicto, el Continente Arte de los Cielos estaba en un estado muy deteriorado. El combate mágico había dejado la tierra llena de cráteres, y las explosiones de las formaciones de hechizos dejaron el poder espiritual de la región en un caos total. El lugar entero era muy peligroso.

Anteriormente, la Secta Corriente Profunda había logrado obtener la ventaja contra la Secta Corriente de Píldoras, e incluso había absorbido más de la mitad de la secta. Sin embargo, debido a la alianza entre la Secta Corriente Espiritual y la Secta Corriente de Sangre, el curso de la guerra había cambiado. A estas alturas, la Secta Corriente Profunda estaba infestada de conflicto interno.

Esto era particularmente cierto de la porción de la secta que alguna vez había pertenecido a la Secta Corriente de Píldoras. Por desesperación ante la inminente destrucción de su secta, habían desertado. Pero ahora deseaban volverse miembros auxiliares de las Sectas Corriente Espiritual y de Sangre, y, por lo tanto, ¡estaban resistiendo a la Secta Corriente Profunda!

Un gran número de montañas habían colapsado. Ríos habían desaparecido de la faz de la tierra. Cordilleras enteras se habían esfumado. Incontables cultivadores e incluso clanes enteros ahora no eran más que cadáveres y huesos esparcidos entre los humeantes campos de batalla.

Incluso el cielo se había visto afectado; ahora estaba lleno de humo y cenizas. Luego, llegaron la Secta Corriente Espiritual y la Secta Corriente de Sangre, y el cielo se llenó de nubes de sangre y de una luz blanca deslumbrante. Estas dos sectas aún estaban en el proceso inicial de unir fuerzas, e incluso con Bai Xiaochun conectándolos, de todos modos era un proceso muy difícil. Después de todo, habían sido enemigos por muchos años, y la desconfianza entre ambos aún era muy intensa.

Sin esta guerra, combinar sus sectas no hubiera sido más que un chiste. Eventualmente, las cosas se hubieran caído en pedazos. Pero ahora, con esta guerra, ahora tenían una oportunidad de unirse de verdad.

Luchar contra un enemigo en común les daba a los discípulos de las dos sectas la oportunidad de habituarse lentamente los unos a los otros…

La Secta Corriente Profunda no había estado realmente preparada para el asalto combinado de las Sectas Corriente Espiritual y de Sangre. Lo que estaba ocurriendo era una verdadera pesadilla para ellos. Antes de siquiera tener tiempo de calmar las cosas con las facciones recién absorbidas de la Secta Corriente de Píldoras, habían llegado dos nuevos enemigos, ¡como cuchillas increíblemente afiladas apuñalando la espalda descubierta de la Secta Corriente Profunda!

En solo unos cortos meses, la Secta Corriente Profunda ya había sufrido grandes pérdidas. ¡Más del sesenta por ciento del Continente Arte de los Cielos ya había sido ocupado, y 17 de sus templos que eran sus bases ya habían sido arrebatados!

A diferencia de la mayoría de las sectas, la Secta Corriente Profunda no tenía solo una base principal. Tenían 29 esparcidas como una gran red a través del Continente Arte de los Cielos. Así era como mantenían su poder e influencia sobre el continente.

Ya había acabado la invasión inicial, y ahora, cada día se luchaban pequeñas batallas a través de todo el continente. Se escuchaban estallidos por todos lados, y la tierra temblaba violentamente.

Frente al asalto combinado de la Secta Corriente Espiritual y la Secta Corriente de Sangre, la Secta Corriente Profunda apenas podía defenderse. Solo podían esconderse en sus templos y tratar de aguantar hasta el final.

Durante el transcurso de las batallas, un Elegido tras otro obtenía experiencia de batalla muy valiosa. Eran como espadas siendo afiladas para convertirse en armas letales.

Colmillo Fantasma, Shangguan Tianyou, Zhou Xinqi, Gongsun Yun, Hou Yunfei… Lu Tianlei, Song Que, Xu Xiaoshan, Jia Lie, el Maestro Deidad Adivina, y muchos otros cultivadores habían logrado hacerse un nombre en el campo de batalla.

Aunque Xuemei no había estado presente en la batalla contra la Secta Corriente Espiritual, estaba allí en el Continente Arte de los Cielos. Considerando que estaba en la cima del Establecimiento de la Fundación de hebra terrestre, tenía un poder capaz de sacudir el mundo.

Hubo otra persona que inesperadamente logró ganarse una gran reputación en el campo de batalla, eliminando a un gran número de enemigos. Incluso los otros miembros de su secta empezaron a temerle. ¡Esta era nada más y nada menos que Gongsun Wan’er!

Ni un solo cultivador de su misma etapa podía igualarla en combate. Incluso ganó algunas batallas contra ancianos supremos de la Secta Corriente Profunda, dejando totalmente asombrados los corazones de la Secta Corriente Espiritual y de Sangre por igual.

También había Elegidos en la Secta Corriente Profunda que habían logrado hacerse su nombre. Nueve-Islas era uno de ellos. Ya era mucho más maduro que hace años en el Abismo de la Espada Caída. Considerando lo amarga que era esta batalla, su nombre se convirtió en una gran inspiración para muchos discípulos de la Secta Corriente Profunda.

También había Elegidos de la Secta Corriente de Píldoras. Uno de ellos se llamaba Lin Mu, quien cultivaba el Conjuro Medicinal Primordial de Semillas Dao. Pero hace tiempo que había traicionado a la Secta Corriente de Píldoras, y había sido aceptado como aprendiz por el Patriarca Nueve-Cielos de la Secta Corriente Profunda.

Él y Nueve-Islas eran las estrellas más brillantes de la Secta Corriente Profunda, cuya gloria en combate deslumbraba a todos los que lo veían.

Entre los arruinados restos de la verdadera Secta Corriente de Píldoras, se encontraba una mujer joven llamada Chen Manyao, cuya habilidad con el veneno excedía incluso la del difunto Fang Lin, y cuyas habilidades con ilusiones sobrepasaban incluso las de Zhao Rou. Hasta logró durar un buen tiempo en una batalla contra un anciano supremo, y logró llevar a cabo otros grandes servicios en combate por su secta.

Los múltiples Elegidos eran como estrellas que resplandecían en el cielo nocturno, cada uno tenía su propia oportunidad de brillar en combate. Sin embargo, había una estrella que solo ahora se estaba teletransportado al campo de batalla.

Todos ya conocían el nombre de esa estrella; era un nombre que no podía ser olvidado o ignorando. ¡Era precisamente Bai Xiaochun!

Aunque aún no había aparecido en las batallas, aunque no había luchado brillantemente en combate, aunque no había matado a múltiples enemigos o derramado ríos de sangre, era una estrella deslumbrante a la que nadie podía compararse. Sus logros eran algo que dejaba a todo el que lo oía completamente impactado.

¡El maestro de sangre del Pico medio, y el Señor de la Sangre de la Secta Corriente de Sangre!

¡Cultivador de la escuadra del legado y el joven patriarca de la Secta Corriente Espiritual!

Por sí solo había detenido una enorme guerra entre dos sectas. Por sí solo había conectado esas dos sectas, y las convenció de unirse. De hecho, él solo había sido el responsable de haber desatado esta guerra de destrucción sobre la Secta Corriente Profunda.

Todos habían oído de él, y existía en un lugar privilegiado sobre todos los demás Elegidos. Mientras los demás Elegidos aún competían para ganarse un nombre, él estaba en una posición inalcanzable. Con un movimiento de su mano podía cambiar completamente el curso de la guerra.

Todos los que habían oído su historia estaban completamente impactados. Nueve-Islas rugía de ira, su odio por Bai Xiaochun ardía intensamente. Lin Mu por su parte, entró en meditación aislada por varios días después de escuchar las historias. Cuando salió, ¡dijo que tenía preparada una gran sorpresa para Bai Xiaochun!

A pesar de que Bai Xiaochun no había estado presente en la batalla hasta ahora, su nombre aun así resonaba fuerte y claro en los oídos de todos en el campo de batalla. En alguna parte cerca de los límites del Continente Arte de los Cielos, en un lugar que ya había sido ocupado por las Sectas Corriente Espiritual y de Sangre, en uno de los antiguos templos de la Secta Corriente Profunda, una resplandeciente luz de teletransportación apareció en el cielo.

Los cultivadores estacionados junto al portal de teletransportación se quedaron viendo con un brillo de cautela en sus ojos, listos para atacar si aparecía la persona equivocada.

Entre ellos estaban Beihan Lie, el Maestro Deidad Adivina y Jia Lie. Considerando que los tres estaban juntos y separados de los otros cultivadores, estaba claro que tenían una posición más alta. Y tomando en cuenta el nivel de sus bases de cultivo al igual que su reputación, deberían de haber estado en el frente de batalla. Sin embargo, después de recibir heridas importantes en combate, los tres habían sido reasignados a este lugar.

A ninguno de ellos le agradaba realmente el otro, y esto no estaba limitado a Beihan Lie disgustado por los cultivadores de la Secta Corriente de Sangre. El Maestro Deidad Adivina y Jia Lie también tenían algo de rivalidad entre ellos. Por supuesto, estas situaciones eran algo común entre veteranos del frente de batalla.

Conforme la luz de la teletransportación se hacía más intensa, los ojos de los tres cultivadores brillaban intensamente. El Maestro Deidad Adivina ya estaba realizando un augurio. Los ojos de Beihan Lie irradiaban una luz gélida, mientras que los de Jia Lie estaban estrechos, y de él emanaban las fluctuaciones del gran círculo del Establecimiento de la Fundación. A pesar de haber sido herido de considerable gravedad, aun así, tenía un gran poder a su disposición.

Aunque había personas teletransportándose con frecuencia a este portal en particular, los cultivadores que cuidaban el área siempre reaccionaba de esta manera. Hacía un mes, un grupo de cultivadores de la Secta Corriente Profunda habían logrado teletransportarse en medio del territorio de la Secta Corriente de Sangre y lanzaron un ataque sorpresa.

A medida que la luz empezaba a desvanecerse, se dieron cuenta que solo había sido teletransportado un individuo. Conforme sus facciones se hacían visibles, los ojos de los cultivadores circundantes se abrieron de par en par.

“¡¡Tío de la Secta Bai!!”

“¡¡Maestro de Sangre Cripta Nocturna!!”

Todos gritaron asombrados. Jie Lie empezó a temblar y el Maestro Deidad Adivina quedó boquiabierto, Beihan Lie dejó salir un frío resoplido.

Después de materializarse, Bai Xiaochun salió del portal de teletransportación y observó a su alrededor a los cultivadores de las dos sectas que ofrecían sus saludos formales.

“¡Saludos Joven Patriarca!”

“¡Saludos Señor de la Sangre!”

Al principio, Bai Xiaochun se veía algo inquieto. Pero al darle un vistazo al cielo color sangre, inhaló y detectó el aroma a sangre en el aire, al confirmar que, en efecto, estaba en el campo de batalla. Finalmente dejó salir un suspiro de alivio. Al fin, se sentía libre de nuevo, como si finalmente hubiera logrado salirse de una pesadilla.

Puso una expresión sombría en su rostro, respirando profundamente y viendo a su alrededor a los cultivadores que lo rodeaban, y con un destello en sus ojos como de un relámpago.

“¡¿Cuál es la situación con la guerra?!” preguntó. Su energía surgió y los discípulos circundantes de las dos sectas lo veían con ojos que ardían de fanatismo. Luego, empezaron a reportar lo que había ocurrido recientemente en la guerra.

Bai Xiaochun los escuchó hablar, y pronto logró hacerse un entendimiento básico de la situación. Fue en este momento que un rayo de luz brillante salió disparado repentinamente hacia él. Era uno de los ancianos supremos de la Secta Corriente Espiritual; se había movido con una velocidad tan increíble, que en un abrir y cerrar de ojos, ya estaba justo frente a Bai Xiaochun. Bai Xiaochun ya había visto antes a este anciano supremo en particular.

“Los patriarcas han emitido sus órdenes. El Joven Patriarca Bai Xiaochun llevará a un contingente de cultivadores para peinar el territorio previamente conquistado y eliminar cualquier resto de la Secta Corriente Profunda. Cualquier asunto que surja en el transcurso, podrá ser manejado como veas apropiado, ¡siempre y cuando no pierdas tiempo!”

Bai Xiaochun entendió de inmediato que se le estaba dando una misión relativamente segura y fácil, no una asignación en el frente de batalla.

Obviamente, cualquier clan en el territorio conquistado sería amistoso, y cualquier resto de la Secta Corriente Profunda sería débil e insignificante. Claramente, esta misión había sido creada específicamente para él.

Aunque Bai Xiaochun sentía mucho aprecio por esto, poniendo una expresión solemne y respetuosa, y con un brillo de luz intenso en sus ojos, dijo, “¡Me temo que no puedo cumplir esas órdenes!”

 

Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Trascendente Dagoberto Mendez! ¡Muchísimas Gracias!

Si quieres guardar tus capitulos necesitasLogear desde el inicio por aqui o registrarse para acceder al sistma de Bookmark Totalmente Gratis.