Capítulo AnteriorISSTH Capítulo 5
Capítulo SiguienteISSTH Capítulo 7

Capítulo 6: Los Placeres del Espejo de Cobre.

La Hermana Xu era bien conocida en la Secta Confianza. De hecho, podías decir que todo el mundo la conocía, porque actualmente, la Secta Interna sólo tenía dos discípulos.

A parte de la Hermana Xu, el único otro discípulo era el hombre que se encontraba actualmente al lado de Shangguan Xiu.

El hecho de que la Hermana Xu le prestara su Cueva Inmortal, inspiró temor en todo el mundo, permitiendo que Meng Hao pudiera abandonar la plaza con su Piedra Espiritual y su Píldora de Condensación Espiritual. Todo el mundo le vio marcharse.

Aunque caminó hacia la distancia, con su espalda llena de sudor, todavía sentía cómo las miradas continuaban en él, como si fueran espadas invisibles. Lentamente se disiparon tan pronto como salió de su rango.

En el tiempo que tardan tres barras de incienso en quemarse, Meng Hao caminó sin parar. No quería volver a su habitación en la Secta Externa, por lo que siguió la hoja de jade blanca que la Hermana Xu le había dado a través de la Montaña del Sur. Al pie de la montaña encontró la Cueva Inmortal.

Fuera de la cueva, dos losas de piedra se apoyaban en la montaña. Todo estaba cubierto con ramas y vides; parecía ser un lugar completamente fuera de lo común, muy diferente de las dos viviendas previas de Meng Hao.

Los alrededores eran muy pacíficos y opulentos. No lejos de allí, un riachuelo bajaba por la montaña, y el viento se llevaba el calor, reemplazándolo con aire fresco.

Meng Hao permaneció en frente de la boca de la Cueva Inmortal, observándola totalmente contento. Ahora comprendía cómo de valiosa ese tipo de cueva podía ser. Claramente mucho más que cualquier otra vivienda. Ahora comprendía por qué los otros discípulos de la Secta Externa le habían mirado con celos y envidia cuando la Hermana Xu se la prestó.

“Este es un lugar para Inmortales,” se dijo Meng Hao. Movió su mano derecha y la hoja de jade blanco voló directamente hasta la puerta de piedra verde de la cueva. Se estrelló contra la superficie y un sonido pulsante llenó el aire conforme la puerta se iba abriendo lentamente.

La Cueva Inmortal no era muy grande, y sólo tenía dos habitaciones. Una habitación era para practicar el cultivarse, la otra estaba sellada con una puerta de piedra. Meng Hao entró y la puerta de piedra se cerró lentamente detrás de él. Cuando se cerró, el papel de jade blanco voló a las manos de Meng Hao. En ese momento, un brillo suave empezó a brotar del rocoso techo.

Conforme miraba alrededor, se sentía más y más satisfecho. Finalmente, si mirada se paró en la puerta sellada. Murmurando para sí mismo, puso la hoja de jade en ella, y la puerta se abrió lentamente. En ese momento, un olor de densa energía espiritual flotó hacia fuera. Meng Hao miró dentro de la habitación, sus ojos en completo shock.

“La Cueva Inmortal de la Hermana Xu…. Éste regalo es demasiado valioso.”. Le tomó unos momentos el recuperar la calma. Se quedó mirando fijamente la habitación de piedra, mirando a lago que parecía ser la boca de un riachuelo. De allí salía energía espiritual pura, multicolor y brillante como si creara remolinos en el aire. Quién sabía cuanto tiempo se había estado acumulando en la habitación. Tan pronto como la puerta se abrió, empezó a salir de allí, su dulce aroma entró en su nariz y boca. Incluso ese olorcillo te llevaba energía.

“Entonces, es un Manantial Espiritual.” Meng Hao susurró. Era algo que nunca antes había visto, aunque había leído sobre ello en el Manual de Condensación de Qi. Algunos manantiales en el mundo eran Manantiales Espirituales, que no tenían agua, en realidad, fluían llenos de energía espiritual. No existían muchos, y la mayoría estaban ocupados por Cultivadores, algo normal, considerando la energía espiritual que emitían.

El Manantial Espiritual era relativamente pequeño. Cuando toda la energía espiritual saliera, sería solamente un poco más gruesa dentro que fuera. Para alguien con un nivel superior al tercer nivel de Condensación Qi no sería muy útil. Después del tercer nivel, la energía espiritual requerida simplemente era demasiada, por lo que únicamente era moderadamente útil.

A parte de eso, en lo concerniente a Meng Hao, este regalo tenía un valor incomparable, incluso mucho más que una Pastilla de Espíritu Seco. Con su descubrimiento, Meng Hao se sintió lleno de alegría.

Sin pensarlo más tiempo, se sentó con las piernas cruzadas, cerrando sus ojos, y empezó sus ejercicios de respiración. Después de varias horas, la mayor parte de la energía espiritual que se había acumulado se había ido. Meng Hao abrió sus ojos, que destellaban brillantemente.

Estas pocas horas de meditación aquí han sido más valiosas que un mes de Cultivo fuera. Debe de haber tomado bastante tiempo que se acumulara tanta energía espiritual, y probablemente no será otra vez como antes. De todas formas, practicando aquí, seré capaz de alcanzar una velocidad que es imposible en el mundo exterior. Suspiró. Mirando alrededor, notó que las paredes estaban cubiertas con marcas extrañas que no comprendía.

“El Manantial Espiritual puede acumular tanta energía debido a estas marcas. La Hermana Xu debe haber usado éste método para disponer de toda la energía de una vez.” Meng Hao pensó después de unos momentos, entonces le vino una inspiración. Se volvió a sentar y empezó a hacer los ejercicios de respiración.

La noche pasó rápidamente, y tan pronto como el sol se alzó en la siguiente mañana, Meng Hao abrió sus ojos. La energía espiritual en la habitación de piedra era muy delgada. Pero el Manantial Espiritual todavía estaba allí. Después de que algún tiempo pasara, la energía espiritual seguramente se recuperaría otra vez.

Le tomó un momento a Meng Hao sentir su nivel de cultivo. Parecía como si hubiera hecho un avance mayor que en los anteriores dos meses.

“Si puedo cultivarme de ésta forma un par de veces más, debería ser capaz de romper la barrera del primer nivel de Condensación de Qi y entrar en el segundo!” Contuvo el Aliento, entusiasmado. Deseaba mucho avanzar desde el primer nivel, porque sólo alcanzando el segundo nivel de Condensación Qi podía alguien desbloquear la primera Habilidad Inmortal del Manual de Condensación Qi.

Pensando en Habilidades Inmortales, Meng Ho salió de la habitación de piedra, cerrando la puerta de piedra como si fuera algún tipo de joya o tesoro. Decidió usar el método de la Hermana Xu. No se quedaría  esperando cerca del Manantial Espiritual , únicamente tenía que esperar que pasara algún tiempo, entonces regresar y recoger la energía espiritual.

Sentado en la Cueva Inmortal, Meng Hao se frotó el estómago. Pensando en los últimos días, y mirando su vientre delgaducho, se dio cuenta de que no había comido ningún animal salvaje recientemente. Ni siquiera frutas silvestres.

Después de convertirse un discípulo de la Secta Externa, pensó para sí mismo, no había comido tanto como cuando era sirviente. Tan pronto como tenías bastantes Piedras Espirituales, podías llevarlas al Taller de Píldoras para Cultivar de la Secta y cambiarlas por Píldoras de Ayuno o por Píldoras de Control del Apetito. Se decía que sola de esas pastillas podía prevenir el hambre por días, sin ellas, la gente debía de gastar tiempo preocupándose por encontrar comida.

Después de pensar sobre ello por un tiempo, Meng Hao decidió salir por un tiempo.  El viento fresco sopló sobre él en dirección a la jungla. Conforme caminaba, sacó el espejo de cobre de su bolsa tal y como era su costumbre.

Por ahora, estaba más que convencido que el Hermano del Pabellón del Tesoro le había engañado. No había nada raro con respecto al espejo. En más de un mes de estudio, no había descubierto nada lo más mínimamente peculiar al respecto.

“Tristemente, solo tengo media Piedra Espiritual en mi bolsa. Me pregunto si necesitaré usarla para que me deje cambiarlo.” Presionó con su mano la bolsa para sacar la Piedra Espiritual sintiéndose un poco abatido.

De repente se paró donde estaba, levantó su cabeza cuando notó un flas de color en la distancia en la jungla. No se movía muy rápido. Los ojos de Meng Hao brillaban. Basado en su experiencia de los meses pasados cogiendo pollos salvajes sabía perfectamente qué era. Un Pollo Salvaje.

Sin tiempo a pensar en meter el espejo y la Piedra Espiritual de nuevo en la bolsa, los metió en un bolsillo y saltó hacia delante. Meng Hao se dio cuenta que desde que había aparecido energía espiritual en su cuerpo era mucho más ágil que antes. A parte de ser todavía algo frágil, ahora podía estallar con fuerza explosiva.

Especialmente ahora, después de alcanzar el primer nivel de Condensación Qi, con un salto se impulsó rápidamente hacia delante, en el tiempo de respirar diez veces, fue capaz de alcanzar al alarmado pollo salvaje. Le cogió por sus dos alas para que no pudiera escaparse.

“Me pregunto qué tal le estará yendo al viejo Gordito,” se dijo, pensando en el gordito adolescente mientras que levantaba el pollo. Quizá deba ir a encontrarle para compartir una comida de animales salvajes. Justo cuando se volvió, sintió de repente algo dentro de su túnica calentándose.

Momentos después, el previamente tranquilo pollo en su mano empezó a retorcerse salvamente y a emitir miserables graznidos. Se movió retorciéndose con tal energía que Meng Hao apenas podía mantenerlo.

El pollo salvaje se retorció más fieramente, graznando con incomparablemente estridentes. Entonces un sonido seco se pudo escuchar saliendo de su trasero, que de repente explotó, lanzando sangre volando en todas las direcciones.

Todo ocurrió de repente. Meng Hao permaneció allí boquiabierto. Desde que había llegado a la montaña había cogido bastantes pollos salvajes. Pero esa era la primera vez que había visto algo así. Se quedó mirando en shock al pollo muerto por cómo había explotado. Entonces miró alrededor. Todo permanecía tranquilo. Ni una sombra se movió.

“Qué acaba de pasar?” dijo Meng Hao temblando. La muerte del pollo salvaje había sido bastante miserable, debía de haber experimentado un increíble dolor por la explosión de su trasero.

Meng Hao dio un profundo respiro, suprimiendo la ansiedad que sentí. La muerte del pollo salvaje había sido demasiado rara y terrorífica. Sintió como si un viento frío recorriera su espalda.

“Algo no está bien” dijo Meng Hao. Apartó de sí el pollo muerto y entonces sacó el espejo y la Piedra Espiritual. Recordó que justo antes de que pasara lo del pollo había pasado algo raro, algo en su túnica había empezado a calentarse.

“Puede haber sido la Piedra Espiritual…” entonces sus ojos se posaron en el espejo de cobre. Su corazón empezó a latir rápido y un poderoso resplandor brilló en sus ojos.

“No me digas…” La mano con el espejo empezó a temblar. No tenía tiempo de ir a cenar con el gordito. Cogiendo el espejo, corrió tan rápido como le era posible hacia la jungla, intentando encontrar otro animal salvaje. Necesitaba saber si el asesino del pollo salvaje realmente era el espejo.

No tuvo que correr mucho antes de que encontrara un ciervo salvaje que permaneció allí mirándole estúpidamente, después con rabia. Meng Hao inmediatamente hizo brillar el espejo sobre él.

La expresión del ciervo cambió inmediatamente, intentado huir, gritando miserablemente, con una expresión descorazonadora difícil de describir. Cualquiera que lo escuchara podía imaginar cómo de miserable se sentía la criatura. Meng Hao pudo ver claramente el costado del animal conforme saltaba por el aire. Antes de que pudiera aterrizar, su trasero explotó con un “Bang”, retorciéndose su cuerpo mientras caía.

Después de mirar el ciervo muerto, volvió a mirar el espejo, una mirada sin precedentes brilló en la cara de Meng Hao.

“Qué tesoro!” Realmente un tesoro!”

“Es muy extraño, un tesoro que hacer que los traseros de los animales salvajes exploten…” Aunque pensó en ello, no podía comprenderlo totalmente, todavía estaba muy alterado. A parte de por qué el tesoro hizo eso, sintió un intenso deseo de ir a probarlo de nuevo en algunos animales más.