Capítulo AnteriorISSTH Capítulo 8
Capítulo SiguienteISSTH Capítulo 10

Capítulo 9: Impaciencia y Frustración.

Usar esa técnica al tercer nivel, permitía a Zha Wugang incrementar su fuerza en varios grados, al igual que su velocidad. Sonriendo horriblemente, con la cara llena de codicia, cargó hacia Meng Hao, con las afiladas garras brillando bajo la luz del sol.

Rebosaba confianza de que, sin lugar a dudas, el miedo haría que Meng Hao se rompiera. Podía correr, pero no podría escapar.

“Corre”, rió Zhao Wugang con su cara fiera, su poderosa voz resonando a través del aire, “No puedes escapar de las habilidades de Zhao Wugang.”

Cuando Zhao Wugang cambió de forma a la forma demoníaca, Meng Hago huía rápidamente, aunque vio lo que ocurría por la esquina de sus ojos, lo que le hizo que un gesto de sorpresa apareciera en su cara. Pero entonces, pensó en alguna oca que le hizo cambiar la expresión, siendo reemplazada por una expresión extraña. La forma demoníaca parecía exactamente como la forma de varias bestias que habían explotado debido al espejo de cobre. De hecho, tenía mucho más pelo radiante cubriendo su cuerpo que esas otras bestias.

Meng Hao miró cuidadosamente a Zhao Wugang, con la extraña expresión todavía cubriendo su cara. El grueso y dorado pelo le hacía parecer exactamente como si fuera el rey de las bestias.

Cuando Zhao Wugang vio la mirada en la cara de Meng Hao se quedó atónito. Cuando avanzó al tercer nivel de Condensación Qi, había probado la forma Hombre-demonio, pero ésta era la primera vez que la había revelado a otra persona. La extraña expresión en la cara de Meng Hao le irritaba. Soltando un frío gruñido, una mirada asesina apareció en sus ojos.

“Creo… que probablemente te gustará éste espejo de cobre,” dijo Meng Hao. Viendo que la velocidad de Zhao Wugang había aumentado tanto en su forma de Hombre-demonio, se dio cuenta de lo rápido que  disminuía la distancia entre ellos. Dio unos pasos atrás, presionó la bolsa con su mano derecha e instantáneamente apareció el espejo de cobre. Con la cara todavía cubierta de la extraña expresión, enfocó el espejo hacia Zhao Wugang en todo su arrogante esplendor.

Tan pronto como el espejo empezó a brillar, Meng Hao sintió cómo empezaba a calentarse de una forma como no lo había hecho antes. Era una reacción mucho más fuerte que cuando se había encontrado a otras bestias demoníacas, como si algún tipo de poderosa sed se hubiera liberado. En ese momento, un tipo de Qi invisible emergió desde el espejo y salió disparado directamente.

Zhao Wugang saltó hacia Meng Hao, con su aura radiando deseo asesino y ferocidad. De repente se sintió extraño, como si algún tipo de gas hubiera entrado en su cuerpo. Se revolvió violentamente dentro de él, desde fuera parecía como si el Qi estuviera intentando salir fuera con uñas y dientes. La expresión de Zhao Wugang cambió. Sintió un severo dolor en sus órganos, que rápidamente aumentó hacia un nivel crítico. Sin pensarlo, empujó el Qi hacia abajo hacia su región de dantian, con la intención de forzarlo a salir.

El Qi era poderoso, y parecía estar buscando un punto débil en su cuerpo para salir por allí. Cuando empujó el Qi hacia su dantian, fue directo hacia sus nalgas y, en ese instante, explotó con violencia, con un desgarrador dolor. Zhao Wugang soltó un incontrolable grito de los que hielan la sangre.

Nunca había soltado un sonido como ese en su vida, ya que nunca había experimentado nada como eso. Su cuerpo empezó a temblar, miró lleno de ira a Meng Hao. La intención asesina en sus ojos rojos creció más fiera.

“Hermano Zhao,” dijo Meng Hao, con su corazón desbocado, era la primera vez que había luchado contra alguien. “Por qué no dejamos las cosas aquí? Si no me haces las cosas difíciles, yo no te haré las cosas difíciles. Un final feliz.” Apretó su mano contra el espejo. El sonido de su oponente gritando le había inquietado. No podía hacerlo, después de todo, era una persona, no era una bestia demoníaca.

“Pequeño bastardo!” gritó Zhao Wugang. “Hoy, no solo voy a matarte; voy a bajar de la montaña, encontrar a tu familia y matarlos a ellos también! Humillaré a tu clan al completo!” El dolor le había hecho volverse loco. Sus ojos ardían y con un rugido, se lanzó hacia Meng Hao, con las garras afiladas preparadas para partirle en pedazos.

Meng Hao sólo era un escolar, y nunca había estado en una lucha, pero aún así, poseía coraje. Después de escuchar las cosas que había dicho Zhao Wugang, le causó que una intención asesina brillara en sus ojos. No había razón en intentar hablar con una persona que claramente quería provocarle. No podía seguir escuchando sus gritos miserables, pero escuchar esas amenazas podían hacer que cualquiera perdiera la calma. Dio unos pasos atrás y sin pestañear mantuvo el espejo.

Conforma Zhao Wugang se acercaba, sintió algo rugiendo detrás de él. Otra vez , ese terrorífico Qi entró en su cuerpo. Considerando lo que acababa de experimentar, se protegió, sellando el Qi para que no se pudiera escapar. Pero justo cuando empezaba a sentirse confiado de conseguirlo, pasó a través de su cuerpo, y con un estruendo, emergió por su oreja izquierda.

El dolor era mucho más fuerte que antes, dejando escapar un grito más horrible y estridente imposible de describir. En ese momento, de su oreja derecha salió un chorro de sangre.

Sintió su cabeza como si fuera a partirse por la mitad, y su cara se volvió muy pálida. Asombrado con cara estudia, se quedó mirando a Meng Hao. Entonces su cara se llenó de un monstruoso salvajismo.

“Mataré a tu entera familia, eliminaré tu clan al completo! Les haré sentir tanto dolor como este, les dejaré gritar!” Soportando el dolor, y ahora sordo, saltó hacia Meng Hao, lleno de insana determinación de matar a su oponente.

“Te he compadecido y lo has ignorado!” dijo Meng Hao atónito. Nunca había visto que el espejo hiciera explotar una oreja antes. Mirando seriamente, se retiró un poco más lejos, haciendo brillar de nuevo el espejo hacia Zhao Wugang.

“Meng Hao!!” gritó Zhao Wugang, su oído derecho explotó en pedazos. Su expresión ya no tenía una ira tan furiosa, más bien llena de asombro y temor. Se giró rápidamente, más rápido de lo que nunca se había girado en su vida, e intentó huir, había perdido todo deseo de meterse con Meng Hao. Pero el miedo en su corazón le hizo temblar tan violentamente que no podía huir. Sin embargo, se centró y una vez más, invocó su deseo de matar. Inflingiría daño a la familia de Meng Hao, y cogería ese maldito espejo de cobre.

De todas formas, conforme se giraba, el espejo, por primera vez, voló fuera de las manos de Meng Hao. Parecía como si su interés hubiera aumentado. Voló directo hacia Zhao Wugang, atacándole varias veces. Los ojos de Zhao Wugang se llenaron de desesperación, parecía como si un increíble poder hubiera entrado en su cuerpo. Gritaba descontroladamente, incapaz de huir. Algo le empujó hacia el aire y su oído izquierdo, oído derecho, pecho y piernas explotaron violentamente.

Con forme el Qi explotaba, envió una nube de sangre hacia el aire, y en breves momentos, los ojos de Zhao Wugang se volvieron oscuros, y su cuerpo perdió su forma de Hombre-demonio poco a poco, volviendo a su forma normal. Su pelaje desapareció, y parece que eso causó que el espejo de cobre perdiera interés y regresó volando a Meng Hao. El cuerpo de Zhao Wugang cayó al suelo.

La sangre lo cubría todo. Aún muerto, sus ojos todavía brillaban con horror y desesperación. Cualquiera que pusiera los ojos en él seguramente temblaría.

Mirando al cuerpo de Zhao Wugang, Meng Hao inspiró profundamente. El espejo de cobre voló hacia su mano, dejando su cuerpo en estado de shock. Asombro y veneración llenaban sus ojos. Viendo explotar algunos animales salvajes no era nada complicado, pero ésta vez, había sido un ser humano. Viendo la sangre y los trozos de cuerpo por todos lados, tembló. El  hedor a muerte en el espejo, le hizo querer deshacerse del espejo. Aflojó la mano y la dejó caer al suelo.

El era tan solo un escolar, después de todo. El espejo tenía bastante interés al principio, pero ahora, parecía increíblemente espantoso, creando conflictos con sus ideales confucianos en los que Meng Hao creía.

Permaneció un rato en silencio, con una sensación nerviosa dentro de  él. La frustración podía verse en sus ojos. En su corazón todavía era un escolar del Condado Yunjie. Decía la verdad a la gente y nunca había luchado, mucho menos matado a nadie. Ese comportamiento lo llevaba grabado bien profundo en su corazón, y  no podía cambiarse fácilmente. Conforme contemplaba la situación, su corazón luchaba contra ella.

“La etiqueta, la felicidad, amabilidad y justicia del Confucionismo, y todo ello en la búsqueda de la verdad, demandaba abstención de matar. Pero la Secta decía “los fuertes harán de su presa a los débiles.” Ahora comprendía la verdad de lo dicho, pero ponerlo en práctica era distinto…” Temblando, Meng Hao se sintió asustando sólo de pensar en lo que había ocurrido. Después de un tiempo, dejó salir un largo suspiro y empezó a irse.

Pero después de dar unos pasos, apretó los dientes, se giró y caminó hacia el cuerpo de Zhao Wugang, cogió su bolsa, invocó una Serpiente de Fuego y la puso sobre el cuerpo.

El fuego no consumió totalmente el cuerpo, por lo que Meng Hao consumió una Píldora de Condensación de Espíritu y lanzó tres Serpientes de Fuego más. Pronto el cuerpo se había consumido hasta un punto en el que era totalmente irreconocible.

Hizo algunos ejercicios de respiración, apretó sus dientes, y lanzó dos Serpientes de Fuego más. Ahora el cuerpo se hizo totalmente cenizas.

Mirando al espejo en el suelo, apretó la mandíbula, fue hacia él y lo cogió, agarrándolo firmemente.

Todavía se sentía asustado y en conflicto, Meng Hao se fue, regresando a la cueva tan rápido como le era posible. Se sentó aturdido. Por un tiempo estuvo allí sentado, hasta que finalmente volvió a moverse y abrió la bolsa de Zhao Wugang. Cuando vio lo que había dentro, sus ojos brillaron. Su mal humor causado por su primer asesinato cambió de repente.

“Éste chico era muy rico,” exclamó manteniendo el aliento. La bolsa contenía ocho Piedras Espirituales, siete Píldoras de Condensación Espiritual y un fragmento de hueso cubierto con extraños símbolos.

Miró el fragmento de hueso e inmediatamente lo tiró a un lado. Describía la técnica de Hombre-demonio. No quiso no tocarlo. No quería convertirse en demonio y entonces ser destruido por su propio espejo de cobre.

Conforme lanzaba el fragmento de hueco a un lado, recordó la espada voladora. Inmediatamente caminó fuera de la cueva y la buscó por la jungla. Recogió la blanca espada corta y volvió a la cueva para examinarla, con sus ojos brillando.

Meng Hao no podía pensar en cómo reconciliar las diferencias entre las formas de actuar de los Inmortales y el camino de Confucio. Decidió parar de pensar sobre ello. Tal vez pudiera comprenderlo algún día, pero por ahora, lo más importante era averiguar cómo permanecer vivo en la Secta.

Sus ojos brillaron con resolución, cogió las Piedras Espirituales, entonces sacó el espejo de cobre y lo puso cerca de él, mirando por algún tiempo.

“El Hermano Zhao me provocó,” murmuró. “Tuve que devolver el golpe, intenté hacer las cosas más fáciles, pero renegó. Maté a alguien, pero intenté ser razonable, intenté ser amable, pero él corrió hacia su muerte.

“El espejo apesta a sangre. En manos de un malhechor, sería herramienta del diablo, pero en mis manos, será distinto. Tengo la amabilidad de Confucio en mi corazón, y este tesoro es mío. Será diferente.” Miró hacia el espejo y tomó aire profundamente.

“No solo explota cosas, y no solo busca sangre, en el futuro, lo usaré cuidadosamente.” Murmuró para sí mismo por algún tiempo, entonces levantó la cabeza, pensando sobre el otro misterio del espejo, y en su esperanza. Apretó los dientes.

“Éxito o fallo, ahora lo veremos. Si es un éxito, entonces cuando Meng Hao practicara el cultivo, sería de todo menos ordinario.” Sin más dudas, Meng Hao sacó el Núcleo Demoníaco y la media Piedra Espiritual. Los puso juntos en el espejo y esperó nervioso con anticipación.

Pasó bastante tiempo , pero no pasó absolutamente nada. El Núcleo Demoníaco no cambió, la Piedra Espiritual no desapareció. Había únicamente un solo Núcleo Demoníaco.

Meng Hao frunció el ceño. Caminó por la cueva un poco antes de volver a mirar el espejo.

“No puede ser. El último mes definitivamente hizo dos…” Se quedó mirando ala Piedra Espiritual en el espejo, perdido en sus pensamientos. Después de un tiempo, golpeó la bolsa y sacó fuera otra media Piedra Espiritual, que colocó encima del espejo.

Tan pronto como dejó caer la Piedra Espiritual, un aura negra brilló por la superficie del espejo, que pareció convertirse en un lago. Las dos mitades se hundieron en el espejo, la oscuridad onduló, condensándose en el Núcleo Demoníaco, y en ese momento, cerca del primer Núcleo Demoníaco apareció un segundo Núcleo!

Meng Hao estaba estupefacto, incluso creyendo que se había preparado para ello, todavía aún así le impactó. Después de que algún tiempo pasara, cogió los dos Núcleos Demoníacos y los examinó entusiasmadamente.

“Por lo tanto es cierto!” Empezó a respirar fuerte y le tomó un tiempo antes de poder centrarse de nuevo. De repente todo parecía posible. Se tomó unos momentos y entonces intentó el proceso de nuevo.

Una Piedra, dos Piedras… nueve Piedras, sólo le sobró una. En frente de él había cuatro Núcleos Demoníacos completos. Si contabas el original, serían cinco.

Las piedras empezaron a emitir un aroma dulce que creció fuerte en el aire, haciéndole sentirse intoxicado. Una sonrisa tonta apareció en su cara, se dio cuenta de que era la mayor riqueza que jamás había poseído nunca en su vida entera. Era algo que ninguno de los otros discípulos de la Secta Externa habían visto nunca.

Su excitación permaneció hasta bien entrada la noche. Agarrando los Núcleos Demoníacos, puso uno de ellos en su lengua y lo tragó. Dos horas después, abrió sus ojos y tomó otro más.

Nunca había hecho algo tan extravagante antes. Para el momento en el que la energía aparentemente ilimitada de los Núcleos se dispersó totalmente en su cuerpo, llegó el amanecer.

Su cuerpo temblaba, y montones de suciedad salían a través de sus poros. Cuando abrió los ojos, brillaban intensamente.

“Tercer nivel de Condensación Qi!” Meng Hao aún así no estaba contento. Miró hacia los tres núcleos restantes. Tomó otro. Para el amanecer del día siguiente, había consumido todos los Núcleos Demoníacos. Su base de cultivo estaba a muy poco de alcanzar el punto máximo del tercer nivel de Condensación Qi.

En ese momento, las ocho Píldoras de Condensación de Espíritu, no eran de mucho uso para Meng Hao, considerando su actual base de Cultivo. Incluso tomándolas todas a la vez, no serían beneficiosas. Sospechó que tenía algo que ver con los Núcleos Demoníacos. Considerando que las Píldoras de Cultivación de Espíritu eran regularmente distribuidas por la secta, no deberían de ser inefectivas.

“Nada hará un pequeño montón de ellas. Incluso si tomo docenas, no tendrían tanto efecto.” Meng Hao cerró sus ojos, concentrándose en la energía espiritual de su cuerpo. Ya no era un riachuelo, se había convertido en un río. No era un río muy grande, pero definitivamente mucho más grande que un riachuelo. Conforme circulaba a través de su cuerpo, le hacía sentir el poder. Podía sentir un asombroso montón de energía recorriéndole.

Considerando el sorprendente nivel de poder, Meng Hao sabía que comparado con ayer, había sufrido una especie de renacimiento. Antes, era un Cultivador débil al que todo el mundo le podía empujar. Ahora, entre los discípulos de tercer nivel que podían ocupar la Zona Pública, su base de Cultivo era tan alta que le emplazaban como uno de los más poderosos.

Movió su mano derecha con excitación y una Serpiente de Fuego tan larga como su brazo tomó vida. Su calor llenó inmediatamente la cueva. La fieraza de la Serpiente de Fuego, llena de salvajismo, lanzó una llamarada de fuego.

Si se hubiera encontrado a Zhao Wugang con éste nivel de poder, su Serpiente de fuego habría volado directamente, como mínimo dejándole seriamente herido, si no le hubiera matado.

Loading...